7 cosas que saber antes de aprender el mandarín

El mandarín tiene fama de ser complicado. Hemos aprendido el idioma en Francia y en China y (aunque no somos maestros) nos gustaría dar algunas pistas a los aficionados que quieren aprender este “idioma de mañana.”

1. Una inversión personal importante

La gare de Kunming, 2008

La motivation sera votre mot d'ordre !

No vamos a ocultar la verdad – aprender el chino no es fácil. Se necesita tiempo, motivación y sobre todo perseverancia. Somos occidentales y no tenemos una entrada fácil al idioma como la tenemos en los idiomas latinas o germánicas. Cuando empezamos a aprender, nos enfrentamos a un sistema de sonidos, de estructuras gramaticales y de señales desconocidos…

Se dice frecuentemente que se necesitan diez años para aprender el chino. ¡Hay que estar preparados y no abandonar! Dashan, un expatriado canadiense muy famoso por su maestría impresionante del idioma afirma que a pesar de vivir en China por 27 años, ¡sigue aprendiendo!

2. Tonos, o como acostumbrarse a ellos

El mandarín es un idioma monosilábico. El pinyin es un sistema fonético,  inspirado por el alfabeto greco, que ayuda los que aprenden el idioma a saber cómo pronunciar un carácter sin adivinarlo. El idioma tiene 4 tonos y es importante conocerlos para que se pueda entenderle. Al principio es fácil, ¡pero pronunciar una frase entera con los tonos correctos es algo completamente diferente! Un tono mal pronunciado puede cambiar completamente el sentido de una palabra y sorprender la persona que habla con usted.

3. Aprender el chino en Europa y pues ir a Beijing… ¡donde nadie le entiende!

Aprender el chino en Europa es una buena idea pero hay que tener cuidado y no pensar que usted habla con fluidez antes de ir a China. Podría estar muy decepcionado. Eso vale para todos los idiomas – su profesor(a) entiende su acento y sabe lo que quiere decir. ¡Comprar billetes a la estación ferroviaria de Beijing es algo diferente! Repetirá sus frases diez veces en todos los tonos posibles. Imitará tanto como pueda. Rogará por un intérprete. ¡Está bien… pero que esté preparado!

4. Los caracteres chinos – no son tan difíciles.

La gente siempre nos dice “¿pero, también sabéis leer y escribir este idioma?”  Leer y escribir los caracteres chinos es posible, de verdad. Hay que acostumbrarse a este ejercicio mental. La escritura de los caracteres tiene un orden establecido de antemano y hay que respetarlo. El español lo tiene también – siempre empezamos una frase que tiene una exclamación con el signo « ¡ ».

Hay que entrenarse escribiendo líneas de caracteres. Que usted tenga cuidado si utiliza mucho el ordenador, podría tener problemas para escribir una carta sencilla. Un diccionario moderno de mandarín contiene algunos 50.000 caracteres, pero conocer los 2.000 o 3.000 caracteres que son usados diariamente, ya es suficiente para leer el periódico.

5. El ordenador – el santo grial de la nueva generación

Les aventuriers du caractère perdu

¡Las generaciones precedentes eran verdaderos héroes del aprendizaje! Tenían que consultar diccionarios y eso ralentizaba su búsqueda, aun por los más listos.

Hoy, los diccionarios son útiles pero los ordenadores han introducido programas adicionales que muestran como se pronuncia un carácter cuando se cierne el cursor sobre él.

También existen muchos diccionarios en línea, pero la mayoría son en ingles. Youku es el Youtube chino, Baidu es el Google chino y 人人 “renren” es el equivalente de Facebook en China; son graciosos para practicar.

6. ¡Practique con amigos chinos!

Como lo hemos dicho antes, el mandarín no se encuentra fácilmente en nuestra sociedad occidental, así que usted tiene que encontrar una manera de practicar regularmente con amigos chinos. Haciéndolo, aprenderá mucho más que lo que piensa sobre la cultura, la historia y los estilos de vida de sus países respectivos. ¡No se encuentra en los libros el mandarín de la vida diaria! Además, tendrá una idea de lo que esperar en China.

7. Hablar el chino es un auténtico placer

"Bon courage !"

Para concluir, queremos decir que somos muy contentos de haber aprendido el mandarín. Ese idioma es el símbolo de una civilización antigua que nos enseña mucho. A los chinos les encanta encontrar “laowai” 老外  (extranjeros) que hablan el mandarín para charlar con ellos, tomando el té.

Sea en Francia por su uso en el mundo laboral o in China para descubrir una cultura maravillosamente rica, ¡os aconsejamos de empezar!

Publicités

¿Cómo reconocer las escrituras coreanas, japonesas y chinas?

Muchos hispanohablantes parecen estar hecho un lio cuando se trata de diferenciar las caligrafías chinas, japonesas y coreanas. ¡Pero es muy simple! Sin perderse en consideraciones técnicas, existen algunas astucias.

Ante todo, es cuestión de dirección de escritura.

Tradicionalmente, los idiomas coreanos, chinos y japoneses se solían leer de arriba abajo y de la derecha a la izquierda (ver figura 1). Ya no es el caso hoy. Las escrituras coreanas y chinas modernas han adoptado la dirección de lectura occidental para la mayoría de los soportes, es decir de la izquierda a la derecha y de arriba abajo (ver figura 2). Por otra parte, la lengua japonesa moderna se lee ahora de la derecha a la izquierda y de arriba abajo (ver figura 3).

Es suficiente buscar los signos de puntuación y deducir el sentido de lectura de sus posicionamientos.

Luego viene el aspecto de los caracteres.

Vamos a tomar una frase simple: « Me gusta la vainilla ».

En coreano, eso se traduce por “난 바닐라 좋아”. Los caracteres tienen pocos trazos, y se componen por mayoría de cuadros, círculos, “L” y de líneas que se superponen de varias maneras, lo que da una impresión muy “redonda”. Hay una excepción en la frase: el quinto carácter parece más complejo, ¿y por qué? Porque proviene del chino, como una gran parte del léxico común coreano.

En japonés, la misma frase se escribe  “私はバニラのよう”. Aquí, los caracteres se componen en mayoría de uno o dos trazos, con un aspecto muy fluido. Otra vez, hay una excepción: el primero carácter. ¿Por qué? Porque de la misma manera que en coreano, muchas palabras japonesas desvían del chino. Son llamados kanjis, para diferenciarlos de los kanas, estos caracteres que hemos descritos.

Para concluir, en chino la frase se escribe asi: “我喜欢香草”. Se ve que los sinogramas sont visiblemente mas complejos y tienen una forma muy cuadrada. Los sinogramas representen ideas (y por eso se suelen llamar ideogramas), contrariamente a los caracteres coreanos y japoneses que en general transcriben sonidos (se llaman fonogramas).

¡Ahí esta! Sin hablar ni una palabra de estos tres idiomas, ¡ahora saben cómo diferenciarlos!