7 cosas que saber antes de aprender el mandarín

El mandarín tiene fama de ser complicado. Hemos aprendido el idioma en Francia y en China y (aunque no somos maestros) nos gustaría dar algunas pistas a los aficionados que quieren aprender este “idioma de mañana.”

1. Una inversión personal importante

La gare de Kunming, 2008

La motivation sera votre mot d'ordre !

No vamos a ocultar la verdad – aprender el chino no es fácil. Se necesita tiempo, motivación y sobre todo perseverancia. Somos occidentales y no tenemos una entrada fácil al idioma como la tenemos en los idiomas latinas o germánicas. Cuando empezamos a aprender, nos enfrentamos a un sistema de sonidos, de estructuras gramaticales y de señales desconocidos…

Se dice frecuentemente que se necesitan diez años para aprender el chino. ¡Hay que estar preparados y no abandonar! Dashan, un expatriado canadiense muy famoso por su maestría impresionante del idioma afirma que a pesar de vivir en China por 27 años, ¡sigue aprendiendo!

2. Tonos, o como acostumbrarse a ellos

El mandarín es un idioma monosilábico. El pinyin es un sistema fonético,  inspirado por el alfabeto greco, que ayuda los que aprenden el idioma a saber cómo pronunciar un carácter sin adivinarlo. El idioma tiene 4 tonos y es importante conocerlos para que se pueda entenderle. Al principio es fácil, ¡pero pronunciar una frase entera con los tonos correctos es algo completamente diferente! Un tono mal pronunciado puede cambiar completamente el sentido de una palabra y sorprender la persona que habla con usted.

3. Aprender el chino en Europa y pues ir a Beijing… ¡donde nadie le entiende!

Aprender el chino en Europa es una buena idea pero hay que tener cuidado y no pensar que usted habla con fluidez antes de ir a China. Podría estar muy decepcionado. Eso vale para todos los idiomas – su profesor(a) entiende su acento y sabe lo que quiere decir. ¡Comprar billetes a la estación ferroviaria de Beijing es algo diferente! Repetirá sus frases diez veces en todos los tonos posibles. Imitará tanto como pueda. Rogará por un intérprete. ¡Está bien… pero que esté preparado!

4. Los caracteres chinos – no son tan difíciles.

La gente siempre nos dice “¿pero, también sabéis leer y escribir este idioma?”  Leer y escribir los caracteres chinos es posible, de verdad. Hay que acostumbrarse a este ejercicio mental. La escritura de los caracteres tiene un orden establecido de antemano y hay que respetarlo. El español lo tiene también – siempre empezamos una frase que tiene una exclamación con el signo « ¡ ».

Hay que entrenarse escribiendo líneas de caracteres. Que usted tenga cuidado si utiliza mucho el ordenador, podría tener problemas para escribir una carta sencilla. Un diccionario moderno de mandarín contiene algunos 50.000 caracteres, pero conocer los 2.000 o 3.000 caracteres que son usados diariamente, ya es suficiente para leer el periódico.

5. El ordenador – el santo grial de la nueva generación

Les aventuriers du caractère perdu

¡Las generaciones precedentes eran verdaderos héroes del aprendizaje! Tenían que consultar diccionarios y eso ralentizaba su búsqueda, aun por los más listos.

Hoy, los diccionarios son útiles pero los ordenadores han introducido programas adicionales que muestran como se pronuncia un carácter cuando se cierne el cursor sobre él.

También existen muchos diccionarios en línea, pero la mayoría son en ingles. Youku es el Youtube chino, Baidu es el Google chino y 人人 “renren” es el equivalente de Facebook en China; son graciosos para practicar.

6. ¡Practique con amigos chinos!

Como lo hemos dicho antes, el mandarín no se encuentra fácilmente en nuestra sociedad occidental, así que usted tiene que encontrar una manera de practicar regularmente con amigos chinos. Haciéndolo, aprenderá mucho más que lo que piensa sobre la cultura, la historia y los estilos de vida de sus países respectivos. ¡No se encuentra en los libros el mandarín de la vida diaria! Además, tendrá una idea de lo que esperar en China.

7. Hablar el chino es un auténtico placer

"Bon courage !"

Para concluir, queremos decir que somos muy contentos de haber aprendido el mandarín. Ese idioma es el símbolo de una civilización antigua que nos enseña mucho. A los chinos les encanta encontrar “laowai” 老外  (extranjeros) que hablan el mandarín para charlar con ellos, tomando el té.

Sea en Francia por su uso en el mundo laboral o in China para descubrir una cultura maravillosamente rica, ¡os aconsejamos de empezar!

Contar con los dedos en chino

El idioma chino está  lleno de sutileza. Existen centenas de dialectos en todo el país, y los que viven en una región consideran a menudo que sus vecinos hablan una lengua extranjera.

Es una dificultad mas para el laowai (extranjero), convencido de que el mandarín va a ayudarle a ser entendido siempre. Aunque es la lengua oficial, ya no se habla por todas partes. Hay que comunicar de otra manera.

Pese a estas diferencias lingüísticas, los chinos tienen un referencial común para hacer entender las cifras. Son gestos de una mano que hacen referencia a los caracteres de escritura correspondiente, con fin de evitar toda confusión entre sonidos parecidos (por ejemplo entre el 4 que se dice “si” y el 10 que se dice “shi”). Por eso, se utiliza aun entre chinos que tienen la misma lengua materna.

Si las cifras de 1 a 5 son expresados de la misma manera que en Europa, no es el caso por las cifras de 6 a 10. ¡Inténtelo! Se aprende muy rápido. Sea para comprar verduras o un billete de tren, usted sabrá como hacerse entender.

Counting to ten in Chinese using one hand

The Chinese language is full of subtleties. There are hundreds of dialects throughout the country and the inhabitants of a region often find that their neighbors speak a foreign language.

This is an additional difficulty for any laowai (litt. « foreigner ») who is already having a hard time learning Mandarin. Although Mandarin is the official language, not everyone speaks it, and sometimes you may have to find another way to communicate.

Despite these linguistic differences, the Chinese have a common way of communicating numbers. These are gestures performed with one hand, which refer to the corresponding characters. This method was also designed to avoid confusion between similar sounds (eg between 4 which pronounces « si » and 10 which pronounces « shi »). This is why it is also used even between Chinese people who speak the same dialect but want to avoid any kind of confusion.

Although numbers from 1 to 5 are expressed the same way as in Europe, it is not the case for numbers from 6 to 10. Try it, you can learn it very quickly! It can prove useful when it comes to bargaining…

 

7 Things you need to know before learning Chinese

Mandarin Chinese is known to be extremely complicated. As we have learned Chinese in France and China (even if we’re not perfect at it), we would like to give a few insights on the subject for passionate people who want to learn this “language of tomorrow”.

1.       A significant personal investment

La gare de Kunming, 2008

Motivation is your moto!

We’re not going to try to hide the truth: learning Chinese isn’t easy. It requires time, motivation and most of all, perseverance. As westerners, we don’t have any point of entry into the Chinese language, contrary to what happens with Latin or Germanic languages. When starting to learn, we are faced with a completely unknown system of sounds, grammatical structures and signs…

People often say that it takes ten years to learn Chinese. You have to be prepared and not give up! Da Shan, a Canadian expat famous for his impressive mastery of the language, claims that after living in China for 27 years he’s still learning!

2.       Tones, or how to get used to them

Mandarin Chinese is a monosyllabic language. Pinyin, a phonetic system inspired by the Greek alphabet, helps learners to know how to pronounce a character without having to guess. The language has 4 tones, and it is necessary to know them in order to be understood. They are easy to get at the beginning, but to pronounce a whole sentence with the right tones is another matter entirely! A wrong tone can change the meaning of a word entirely, and surprise the person you’re talking to.

3.       Learning Chinese in Europe then going to Beijing and… Nobody understands you!

To learn Chinese in Europe is a great way to start, but be careful not to think yourself fluent before coming to China. You might be greatly disappointed. It is the same for all languages: your teacher understands your accent, and knows what you are trying to say. That will not be the case at the ticket office of the Beijing railway station! You will repeat your sentences ten times, using every possible tone. You will mimic as much as you can. You will pray for an interpreter to cross your path. It’s okay… Just be prepared!

4.       Chinese characters: they’re not so hard to get!

People often say to us « But do you also know how to read and write? ». Reading and writing Chinese characters is truly doable. It is a mental exercise you have to get used to. The writing follows a pre-established order, and you have to respect that. It is the same thing in English: you don’t put the point on top of an « i » before you’ve written the letter.

You have to train by writing lines of characters. Beware of the computer trap, or you might find yourself unable to write a simple « thank you » note. A modern Mandarin dictionary contains about 50.000 characters, but by learning only the 2.000 to 3.000 thousands most commonly used characters, you should be able to read the newspaper.

5.       Computer: the new generation’s Holy Grail

Older generations of learners were true heroes! They had to look up words in dictionaries, which made the search very slow, even for the best of them. Dictionaries can still be of use, of course, but nowadays computers gave birth to plug-ins that can show you the way a character is pronounced when you hover over it. There are also a lot of online dictionaries, most of them in English. Also, Youku, the Chinese Youtube, Baidu, the Chinese Google and 人人 « renren« , the equivalent of Facebook in China, can be funny ways to practise.

Looking for the lost character

6.       Practice with Chinese friends!

Like we said previously, Mandarin is a language that is not commonly found in our Western society, so you have to find a way to practise regularly with Chinese friends. By doing this, you will learn a lot more than you can imagine: about culture, history, the ways of life of our respective countries. Mandarin, as it is spoken every day, isn’t found in books! Moreover, it will give you a taste of what you will face once there.

 7.       Speaking Chinese: a true pleasure

"Good luck!"

To conclude, we want to say again that we are very glad to have chosen to learn Mandarin. This language is the symbol of an age-old civilisation that can teach us a lot. Chinese people are always grateful to meet « laowai » 老外  (foreigners) who speak Mandarin and can chat with them around a cup of tea.

Be it in France for its usefulness in the workplace, or in China to discover a wonderfully rich culture, we encourage you to get started!

¿Cómo reconocer las escrituras coreanas, japonesas y chinas?

Muchos hispanohablantes parecen estar hecho un lio cuando se trata de diferenciar las caligrafías chinas, japonesas y coreanas. ¡Pero es muy simple! Sin perderse en consideraciones técnicas, existen algunas astucias.

Ante todo, es cuestión de dirección de escritura.

Tradicionalmente, los idiomas coreanos, chinos y japoneses se solían leer de arriba abajo y de la derecha a la izquierda (ver figura 1). Ya no es el caso hoy. Las escrituras coreanas y chinas modernas han adoptado la dirección de lectura occidental para la mayoría de los soportes, es decir de la izquierda a la derecha y de arriba abajo (ver figura 2). Por otra parte, la lengua japonesa moderna se lee ahora de la derecha a la izquierda y de arriba abajo (ver figura 3).

Es suficiente buscar los signos de puntuación y deducir el sentido de lectura de sus posicionamientos.

Luego viene el aspecto de los caracteres.

Vamos a tomar una frase simple: « Me gusta la vainilla ».

En coreano, eso se traduce por “난 바닐라 좋아”. Los caracteres tienen pocos trazos, y se componen por mayoría de cuadros, círculos, “L” y de líneas que se superponen de varias maneras, lo que da una impresión muy “redonda”. Hay una excepción en la frase: el quinto carácter parece más complejo, ¿y por qué? Porque proviene del chino, como una gran parte del léxico común coreano.

En japonés, la misma frase se escribe  “私はバニラのよう”. Aquí, los caracteres se componen en mayoría de uno o dos trazos, con un aspecto muy fluido. Otra vez, hay una excepción: el primero carácter. ¿Por qué? Porque de la misma manera que en coreano, muchas palabras japonesas desvían del chino. Son llamados kanjis, para diferenciarlos de los kanas, estos caracteres que hemos descritos.

Para concluir, en chino la frase se escribe asi: “我喜欢香草”. Se ve que los sinogramas sont visiblemente mas complejos y tienen una forma muy cuadrada. Los sinogramas representen ideas (y por eso se suelen llamar ideogramas), contrariamente a los caracteres coreanos y japoneses que en general transcriben sonidos (se llaman fonogramas).

¡Ahí esta! Sin hablar ni una palabra de estos tres idiomas, ¡ahora saben cómo diferenciarlos!

How to distinguish written Korean, Japanese and Chinese?

Many Westerners seem a bit lost when it comes to making the distinction between Chinese, Japanese and Korean characters, even though it is very simple! Without going into technical considerations, here are a few « tricks ».

First, it is a matter of writing direction.

Although, Korean, Chinese and Japanese used to read from right to left and from top to bottom (see Figure 1), it is no longer the case nowadays. Modern Korean and Chinese have adopted the reading direction of most Western media, i.e. from left to right and from top to bottom (see Figure 2). As for modern Japanese, it now reads from right to left and from top to bottom (see Figure 3).


So all you need is to identify punctuation and then deduce how you’re supposed to read it.

Second is the way the characters look.

Take a basic sentence: « I like vanilla. »

In Korean, it translates into « 난 바닐라 좋아 ». The characters have relatively few strokes, and consist mostly of squares, dots, L-shapes and lines that overlap in various ways, making it look very « round ». But there is an exception here: the fifth character, which looks more complex. The reason why is that much of the vocabulary outside of everyday language comes from Chinese.

In Japanese, it translates into « 私 は バニラ の よう ». Here the characters are mainly composed of one to two strokes and look very fluid. Again, there is an exception: the first character. Why? As in the previous example, many words originally came from Chinese. These characters are called kanji, as opposed to the other characters  that are called kanas.

In Chinese finally, this phrase translates into « 我喜欢草莓 ».  Sinograms are obviously more complex and have a very square shape.  They also represent ideas (which is why they are called ideograms), unlike Japanese and Korean characters which mainly transcribe sounds (called phonograms) (excluding those words borrowed from the Chinese language, obviously).

Et voila! Without speaking a single word of these three languages, you now have all the keys to distinguish written Korean, Japanese and Chinese!

Cuando el Papá Noel se aventura en Asia…

Hace solo un par de años, cuando las casas occidentales se engalanaban de luces y que los niños ponían sus zapatos debajo del árbol de navidad y esperaban al Papá Noel, en otra parte del mundo los niños chinos pasaban un día normal. Celebrar Navidad les parecían tan extraño como lo puede ser la Fiesta de los Faroles o la del Barco del Dragón para nosotros.

Pero la globalización ha  llevado nuestro Papá Noel hasta el Reino del Medio… Cada año, los chinos son mas y mas fascinados por esta costumbre y por el Papá Noel. Procediendo directamente de los anuncios de Coca Cola, el Papi se encuentra pegados en los escaparates de los restaurantes y tiendas, de Kunming hasta Shangai pasando por Xi’An.

"Merry Xmas China" por numb3r

En las grandes ciudades, donde el desarrollo  ha hecho surgir centros comerciales a diestra y siniestra, Navidad es una ocasión de gastarse el dinero e divertirse, como en Europa y los Estados Unidos. Y como los padres españoles, que disfrazan a sus niños por Halloween para que puedan ser como sus compañeros, los padres chinos miman a sus niños para no decepcionarlos. En las ciudades menos desarrolladas,  se encuentran ya algunos Papas Noel, pegados en el escaparate del restaurante local, y guirnaldas y bolas baratas se  mezclan con pescados secos y bicicletas de segunda mano.

Ahora vamos a Singapur, donde la situación es un poco diferente. La ciudad-estado,  antigua colonia británica, ha sido una tierra de migración durante mucho tiempo. Sus habitantes son por mayoría de origen china, india o malaya. De Esto resulta una gran diversidad cultural y religiosa, que se demuestra en las fiestas celebradas en Singapur: el Año Nuevo Chino, el Deepavali de los hindús, l’Aid El-Fitr de los musulmanes, el Vesak de los budistas o el Viernes Santo de los cristianos. El 25 de diciembre es un día festivo para todos, cristianos o no, y celebrar Navidad ha pasado a ser habitual desde hace décadas.

Iluminaciones de Navidad en Singapur, por Jerry Wong.

Desde el mes de noviembre, el ambiente de la ciudad está muy festivas. Los escaparates están decorados, las calles iluminadas y llenas de árboles de navidad, y villancicos resuenan en cada tienda. Algunos centros comerciales también ofrecen espectáculos con nieve artificial, otros permiten a los niños de ver al Papá Noel. La mayor avenida comercial, Orchard Road, es el lugar más impresionante, y atrae cada año más turistas. Varios eventos especiales están organizados sobre el tema de Navidad, por ejemplo conciertos, desfiles o espectáculos. No se escatiman medios.

Decoraciones en un centro comercial de Singapur, por William Cho

Navidad se celebra con la familia, los amigos, o con los colegas. Muchas empresas organizan una pequeña fiesta, y los empleados ofrecen un regalito a la persona que han echado a suerte. La influencia occidental, debida a los series y películas americanas muy famosas, ha cambiado la manera de celebrar Navidad: comida opulenta, con pava (o durian, para los mas aventurados), regalos, árbol de Navidad, decoraciones, Papá Noel, etc. Singapur también está considerada como el paraíso de las compras, y este periodo del año es una ocasión para las rebajas y para vender un montón. Navidad está en todas partes, lo que puede desconcertar, cuando uno sabe que hace 32° C fuera…